Saltar al contenido
Papel de pared decorativo

Las claves para elegir el papel pintado de un dormitorio infantil

papel pintado infantil

Decorar la habitación de un niño puede ser una de las tareas más divertidas del mundo, pero también hay que pensárselo mucho cada paso que se va a dar. Por ejemplo, ¿has decidido utilizar papel pintado infantil para decorar las paredes? Buena decisión, pero, ¿cuál comprar? ¿Cuál quedará mejor según el tamaño de la habitación?

Elegir el papel pintado según el tamaño de la habitación

Comencemos por lo primero de todo: ¿qué tamaño tiene la habitación? Porque según esta optarás por una opción u otra. Por ejemplo, si es para un dormitorio de gran tamaño, no pasa nada porque escojas un papel pintado para habitación infantil con dibujos, siempre y cuando estos no sean demasiado grandes y llamativos, porque, a la larga, acaba resultando molesto.

¿Qué es un dormitorio pequeño? Tendrá que ser un papel pintado para niños un poco más simple. ¿Puede tener dibujos? Quizás solo en una pared, para darle ese toque “infantil” a las paredes del cuarto, pero el resto que sea un papel pintado liso.

Recuerda, los niños crecen

Hay una cosa en la que no piensan muchos padres a la hora de decorar cuartos infantiles, y sobre todo al comprar papel pintado para un cuarto infantil: los niños crecen muy deprisa, y los gustos cambian con la edad.

De modo que, puedes comprar un papel pintado infantil, sí, pero, que sea de un diseño y un estilo que le pueda gustar aun cuando crezca. Por ejemplo, si has decidido decorarle la habitación con un diseño náutico, una de las paredes puede estar decorado con un papel pintado que forme un mural del mar con barcos, pero el resto de las paredes debe ser más simple.

O si es un niño al que le gusta mucho la naturaleza, un papel pintado de flores en la pared en la que más va a destacar de la habitación, como mucho en dos, pero nunca en todas las paredes. ¿Por qué? Porque se acabará cansando y cuando crezca seguramente toque cambiarlo.

papel pintado habitacion infantil

¿Qué tal la opción bicolor?

Que sea para un niño no quiere decir que el papel pintado infantil deba tener dibujos. Todo lo contrario, podrías poner una pared con papel pintado bicolor. ¿Un ejemplo? Si es una habitación con mucha luz, ¿qué tal una pared entera recubierta con papel pintado de los colores del su equipo deportivo favorito en modo de barra sucesivas? En el resto de las paredes se podría alternar con ambos colores.

¿Qué es una habitación pequeña y con poca luz natural? Apuesta por un papel pintado con unos tonos neutros o tipo pastel, libres de dibujos y sin muchos detalles. Esto ayudará a que la estancia parezca un poco más grande.

También está la opción de combinar papel pintado con color

¿Tu hijo quiere que haya dibujos en las paredes si o si, pero no crees que vaya a quedar bien cubrir toda la pared con un papel pintado de ese estilo? Pues hay una solución la mar de sencilla: que una parte de la pared sea de papel pintado y otra de pintura.

¿Cómo hacer esto? Es bastante simple: cubre la mitad inferior de la pared con el papel pintado, mientras que la otra mitad la pintarás de un color relacionado con el dibujo. Si es sobre naturaleza, las paredes pueden ser de un color tipo tierra, amarillo o verde, si es con animales, en blanco, gris… Simple, ¿verdad?

¿Te preguntas si esto se podría hacer a la inversa? Se podría, pero no pintando la parte inferior de la pared con pintura. En este caso tendrías que comprar un revestimiento de madera para que quede bien, ya que una pared lisa (o con gotelé) pintada hasta la mitad por la parte inferior no queda muy bien visualmente.

Un revestimiento de madera podría quedar bien, pero si lo ves una opción demasiado cara, ¿qué tal un papel pintado que simule que es de madera? Es más barato y a la vista parecerá madera de verdad, aunque se trate de una superficie de papel.

Puedes recurrir a la cenefa adhesiva

Si has optado por poner papel pintado hasta la mitad, o bien pintar las paredes del cuarto de tu hijo de dos colores, ¿de qué forma le puedes introducir algún elemento divertido y gracioso? Pues con las cenefas adhesivas.

En las tiendas no cuesta mucho dar con una cenefa adhesiva infantil perfecta para el cuarto de los hijos, barata y muy fácil de poner. Además, te servirá como línea divisoria entre los dos colores que vistan las paredes del dormitorio.

papel pintado infantil niña

¿Habrá algo a juego en la tienda?

No estaría de más que, a la hora de escoger el papel pintado, vieras si hay algún otro textil a juego en la tienda, para introducirlo con un poco de más fuerza en la decoración del hogar.

Ya sabes que hay ciertos elementos en un dormitorio que debe ser de los mismos colores, o con un patrón similar, al color de las paredes. Así que, si le has comprado un papel pintado en el que hay dinosaurios, ¿qué tal buscar una alfombra con el mismo dibujo? ¿O unas cortinas para su ventana?

Seguramente puedas encontrar algo similar, e incluso con el mismo diseño, lo que estéticamente quedará muy bien. Tu hijo tendrá algo entretenido en el dormitorio y conseguirás dos elementos decorativos para su cuarto sin tener que calentarte mucho la cabeza, o lo que es lo mismo, matarás dos pájaros de un tiro.

Recuerda: mejor solo en una pared

Si tu hijo está empecinado en que quiere papel pintado con dibujos en el cuarto, es mejor cubrir solo una pared que todas. Generalmente, el papel pintado se utiliza en la pared del costado de la cama.

¿Por qué solo una pared? Para que no resulte cargante. El resto de las paredes, si así lo desea tu retoño, puedes cubrirlo con vinilos decorativos que estén relacionados con la temática del papel pintado infantil. Así estará satisfecho porque habrá dibujos en todas las paredes.